La evolución de la música

La música es mucho más antigua de lo que nos podamos llegar a crear: existen referencias que datan desde antes de los tiempos de Cristo. Se piensa que las primeras melodías se habían creado a través de la percusión de diferentes objetos: pueden ser a base de piedras, cuero de animal… o cualquier otra cosa que pudiera sonar bien.

A partir de estos “instrumentos” primitivos, a lo largo del paso del tiempo se han ido creando toda una serie de elementos para conseguir unos sonidos mucho más armoniosos. Poco a poco se han ido incrementando los diferentes sonidos musicales por lo que se han creado también algunos equipos especializados para conseguir grabar música.

Uno de las primeras personas encargadas de realizar este tipo de grabación no sería otro que Edison: el creador del primer equipo tecnológico que podría tanto grabar como reproducir voz (lo que conocemos como el fonógrafo).

A partir de este momento hemos podido ver como toda una serie de equipos han sabido mejorar esta idea y llegar hasta lo que tenemos hoy en día. Del gramófono fue capaz de pasar el casette, de este elemento se llegaría al CD y al MP3 y de estos a otros sistemas más sofisticados a los que estamos acostumbrados a ver hoy día.

La invención del tocadiscos

 

Tocadiscos

Edison inventaría el primer tocadiscos en el año 1877. Para poder hacerlo crearía una superficie cilíndrica que giraba con una aguja. Esta se encargaba de subir y bajar en base a los surcos del cilindro.

Poco a poco también ha evolucionado: en un primer momento se utilizaba un material pero, conforme han pasado los años, se han utilizado hasta tres diferentes. Se ha pasado del papel de estaño, al cartón parafinado y, finalmente, al cilindro de cera macizo (este último hizo posible la distribución del fonógrafo).

La invención del casette

El casette no sería inventado hasta el año 1963 teniendo un reducido tamaño que se encargaba de mejorar los diferentes sistemas del momento.

A partir de este elemento se diseñaron algunos dispositivos portátiles como el walkman que permitían escuchar estos casettes en cualquier momento.
El problema es que no ofrecía una gran calidad porque si el usuario grababa varias veces sobre la misma cinta la calidad de la misma se veía mermada.

La invención del CD

 

CD disco compacto

Ya en el 1990 se lanzó el CD con una capacidad de 650MB pudiendo almacenar 64 minutos de audio a través de las diferentes pistas.

La invención del mp3

 

Reproductor mp3

Y finalmente se crearía este formato que permite comprimir audio con pérdida de calidad. Sin embargo, es una manera de poder escuchar todo tipo de audio de una manera más sencilla que con los métodos tradicionales.

Toda una retrospección que nos ayuda a entender lo mucho que han avanzado las cosas.